arteria.cult.cu es un espacio de arte fotográfico por la gracia del Monte Verde Cubano en el momento mismo en que adquiere su humedad...

…Ese verdor es permanente en mi monte y me establece el reto de la fotografía e Blanco y Negro que tanto me agrada realizar… el color es el eterno dilema, el color es una ilusión como lo es también el futuro, ambos son muy difíciles de imaginar…

El Monte Verde Cubano absorbe una gran parte de mi pensamiento, me tienta a imprimir la gracia de su luz en su intrincada humedad que lo alimenta de rocíos, que lo alimenta de misterios, que lo hace único en su dimensión lucida y atractiva, dotado de las flores más ínfimas que se aferran en su entorno para crecer en medio de su sonido, más aun cuando cae la lluvia y truena a lo lejos y el viento de luz de relámpagos trae consigo una especie de energía necesaria que electrizan sus formas todas de vida, generando colores diversos, generando sonidos ancestrales, creciendo en su diversidad acotejándose en sus espacios sin establecerse jerarquías arbitrarias, mucho menos vanidosas…

-En el Monte Verde Cubano reina una especie cubana de equilibrio… porque nuestro equilibrio siempre ha estado sometido a grandes tensiones… inclusive lo paradójico ha estado radicado en el hecho de que es tan importante el ser humano nuestro, como lo es en el destino mismo de la conservación de una humedad en nuestros montes verdes!!!… Por Dios!!! Este es el paradigma nuestro!!!! Es el paradigma de CUBA!!! -Y es esa precisa tesis de coexistencia nuestra en contra de todos esos avatares impuestos de forma deliberada contra nuestra nación, contra nuestros seres humanos que la constituimos, contra nuestra naturaleza que la conservamos en medio de tantas dificultades económicas y también como tratamos de conservar a nuestra cultura cubana… Porque nuestra cubanidad está en nuestros campos!!! -Y son estos valores los que me han llevado a pensar en imprimir las imágenes por la búsqueda de los orígenes de nuestra cubanía o de nuestra identidad cultural a través de una imagen, que sé que es muy difícil de localizarla, porque es una imagen muy diversa y de múltiples locaciones... pero esas son mis búsquedas... no otras...

Se escucha en el Monte Verde Cubano el sonido de las venas de agua en las entrañas de la Sierra antes de convertirse en manantial de esa especie de ojos de agua que vigilan en sus arroyos de hilos bien finos escurriéndose en la serenidad de la tierra, en el momento mismo de la caída de la noche, para que en la mañana, entre los cantíos de gallos finos, esos que no hayan sido mal tusados por un mal gusto que está impregnado férreamente en nuestros días, y comiencen en su imaginativa evaporación de su cantío, que a la altura de las copas de los árboles, en el momento en que el tomeguín se decide a acercarse a la tierra a beber del agua de las entrañas, que brota aparecida a la orilla de un arroyo cercano en la infinitud del entorno que no es divisible.

Y recuerdo… porque lo leí en un texto escrito en el Siglo XVIII Cubano con un elevado deterioro en su conservación, que en Pinar del Rió, en los arroyos que son múltiples, inclusive esos que en su finitud, fueron el referente del poeta mayor allí precisamente en el Monte Verde Cubano, en esa tierra serenada con rocíos, en donde crece la palma, también se aparece el canto del Sinsonte desesperado, ese que se revienta a cantar a segundas voces con el prodigioso Zorzal, el de las patas de naranjas que maravillan sus pasos, el de pecho amplio y de gris enrevesado, de mirada altiva, que se divierte en el acto de calcar el canto del sinsonte....

-En el Monte Verde Cubano reside esa suerte de grillos asustados, que en el mar de la palabra, afinan una nueva sinfonía, de sonidos comprensibles en el tiempo de los recuerdos, sinfonía que convoca a la lluvia… Allí, en el Monte Verde Cubano, la lluvia se aparece de próxima, porque sabe que el roció la reina… -aunque hay momentos en que las nubes diversas, en contra de su propia voluntad, a veces se van a llover al Mar, para tristeza de los campesinos que viven de su trabajo…

En el Monte Verde Cubano, la humedad perfila nuevos colores nunca antes vistos, de un verdor parecido al del tomeguín tierrero; -Allí en el Monte Verde Cubano también el Gallo Fino afina su garganta para generarnos en su único canto ese que rompe a cantarse desde las primeras apariciones de los planetas de la madrugada; con ese canto que te propone una mirada en ese inmenso paraíso cubano para ver nacer al sol nuestro con esos caprichos de luz de nubes ígneas, pródigas y desemejantes todas…

-Cuanta gracia tiene el Monte Verde Cubano??? -Cuanto ensueño nos evoca su esplendor???

-No me he detenido nunca en el encanto de nuestros ríos… -Ni en las luces que se avistan desde las puntas de las lomas… -No me he detenido en ver como cae la noche esa que se traga la luz toda del Monte Cubano para dejarnos solo en el reflejo de las flores en las noches más oscuras…

-No he fotografiado a los Fantasmas de los Montes... -Ni a los búhos... -Ni a las lechuzas cuando tuercen su cuello asustadas por la llegada del sonido de la noche… La noche suena en el Monte Verde Cubano...

-Habría tanto de que departir... -Habría tanto que tratar de imprimir… -Desde el olor del café criollo preparado al trozo de carbón encendido que se apaga en la teta y del humo que nace en ese preciso instante, o del olor de la hoja verde de tabaco cuando empieza a amanecer y le chorrean las gotas de rocío…

-Qué decirles de la luz que se genera únicamente en la espesura del cañaveral, cuándo sus afiladas hojas le dan gracia al resplandor del sol… es como si se afilara la luz solar… he llegado a creer en ello!!! -La Luz Solar en Cuba tiene Filo!!!

-Son muchos los temas que me convocan a esta búsqueda de una imagen fotográfica que sea la representativa de Nuestra Identidad Cultural... -Y eso que no me he detenido en los mares nuestros, con sus caricias de oleadas, ni de las quietudes parecidas únicamente a los espejos de mar que se referían en las antiguas crónicas de la conquista; ni del paso multitudinario del cangrejo por los Humedales de Girón…

Lo único que sí les puedo decir es que no es una quimera este intento de hacer un libro de nuestros paisajes… -Es más bien es un sueño que a todo riesgo tengo que desafiar....

Muchas gracias por su atención y gracias una vez más por visitar mi Sitio de Arte Fotográfico Cubano... -Que tengan un buen día o una buena tarde o una buena noche...

Gracias por su atención...

Ramón Luis Pérez Martínez.

Autor de literatura infantil, cineasta y fotógrafo.

Saludos desde mi silla de aluminio y bienaventurados los que accedan a Internet para educar... y me disculpen el bateo con el sitio, tenia unos codigos en candela... Gracias..